¡Paracaidismo! Pero antes, Buenos Aires, Tigre y Parque de la Costa

Volar, uno de mis tantos sueños… una de esas cosas que dije, “¡un día lo hare!”

Cada vez que veía en la televisión a esas personas literalmente volando, en Parapente, Paramotor, Paracaídas y Ala Delta; me daban ganas enormes de estar ahí… con esa libertad absoluta, aunque fuere por unos segundos, a grandes velocidades y viendo todo chiquito de arriba.

Empujado por ese sueño, es que emprendí un nuevo viaje a la capital Argentina… Buenos Aires.

La idea, pasar un fin de semana en Buenos Aires, y aprovechar para cumplir ese sueño, o parte de él, en este caso, Saltar en Paracaídas.

Como todo sueño, cuesta…pero eso lo hace más disfrutable cuando lo logras 🙂

Buenos Aires… Aquí Estamos de Nuevo

Jardín Japonés en Buenos Aires

Jardín Japones con Facundo y Javier

Un viernes a la noche, después de llegar del Teatro Solís, empezamos con mi novia a mandar mails a los aeródromos que conocíamos para hacer el salto en paracaídas. Y comenzamos a recibir las primeras malas noticias… no había cupos, todo debido a un feriado largo en Argentina.

Ya habíamos comprado los pasajes en el barco Eladia Isabel de Buquebus, por lo que igual decidimos ir para Buenos Aires.

Una vez en la terminal, nos tomamos un taxi hasta el Milhouse Hostel Hipo y al Milhouse Hostel Avenue. Pero nos llevamos una nueva mala noticia, no había lugar 🙁

Sí, habíamos ido sin reserva ya que nos habíamos olvidado de ese feriado largo y nos dijeron que estaba todo lleno, que sería muy difícil conseguir lugar.

Jardín Japonés en Buenos Aires

Jardín Japonés

Caminando con las mochilas y valija llegamos al Rayuela Hostel.

Como era de esperarse tampoco había lugar. Pero… el personal se portó muy bien con nosotros, y nos dijo el encargado.. “chicos no se preocupen, un lugar les hacemos”.

Y un rato después, mientras seguíamos buscando por internet un lugar para saltar en paracaídas, unos colombianos se van de sorpresa dejando libre una habitación… por lo que no dudamos dos segundos en gritar… ¡nos quedamos con esa!

Lección aprendida. Feriados, y temporada alta, reserven alojamiento con anticipación. De todas formas, siempre van a conseguir, pero van a perder tiempo, se van a cansar, y hasta pasar mal, como me ocurrió un año después en La Paz.

Tierra Santa Buenos Aires

En la entrada a Tierra Santa

Recorriendo Buenos Aires

Estábamos en Buenos Aires, teníamos alojamiento, ahora había que hacer lo más importante… alimentarse… y después, empezar a llamar algunos aeródromos que habíamos encontrado en internet.

En la tarde, conocí a dos grandes viajeros, Javier y Facundo, con quienes salimos a recorrer Buenos Aires.

Con Javier de chofer, Facundo de co-piloto, Paulina de guía (GPS) y Ailin y yo de turistas, nos fuimos por las calles porteñas.

Pasamos finalmente por el Obelisco… una deuda personal que tenía desde mi última visita a Buenos Aires en el 2008; la costanera, Tierra Santa, Aeroparque, Planetario, Recoleta, Jardín Japonés y algún lugar más que me estaré olvidando.

Jardín Japonés en Buenos Aires

En la tarde, llamamos a varios aeródromos, pero sin suerte.

Uno tenía el avión roto, otros no tenían lugar, y los otros eran demasiado caros, mucho más de lo que pensábamos pagar.

Solo nos quedaba uno, que nos habían dicho que tal vez hubiese lugar el domingo y sino seguro el lunes. Así que nos quedamos con esa idea, esperar a ver si conseguíamos para el domingo, y si no, extender la estadía en Buenos Aires hasta el lunes.

Después de un lindo paseo por la capital, nos abastecimos de lo necesario para unos panes caseros que hizo Facundo en el Hostel, el gran cocinero.

Nuevamente con el estomago feliz, estábamos prontos para conocer la noche.

Y de esta vez junto a Paula, otra viajera que nos presentó Javier.

Juntos fuimos para Kilkenny a tomar unos tragos, divertirnos y olvidarnos de los problemas con el paracaidismo.

Tigre y Parque de la Costa

Bienvenidos al Parque de la Costa

El Domingo ya amanecimos complicados, recibimos un mensaje del aeródromo, el que nos había dado lugar para el lunes, diciendo que se suspendía la actividad del domingo y se pasaba para el lunes, por lo que seguramente nuestro lugar ya no estuviese reservado.

Pasamos todo el día mandando sms y llamando para ver si seguía valida la reserva que habíamos hecho, pero no nos atendían y no nos respondieron los sms.

Pero para aprovechar el día, nos fuimos a Tigre y Parque de la Costa, ya que el domingo no podríamos saltar.

Desde la terminal de trenes de Retiro nos tomamos un tren que en una hora nos dejó en Tigre.

El viaje fue bastante incomodo ya que el tren iba muy lleno y cada vez subía más gente, por lo que fuimos parados todo el viaje, y apretados.

Todo debido al feriado largo, porque en mis siguientes idas a Tigre no tuve ese problema. Yo creo que evitaría viajar en un feriado como ese.

Una vez en Tigre caminamos un poco por las calles, recorriendo la ciudad con un día hermoso, pero con destino Parque de la Costa.

Parque de la Costa

Tanto había escuchado hablar del Parque de la Costa que ahora por fin iba a conocerlo.

Al ser domingo y feriado largo, el parque estaba lleno de gente.

La demora estimada entre juego y juego, era de 2 horas.

parque de la costa

También, acá hay un tema con las entradas, ya que hay diferentes tipos de pasaportes.

En la época que fui, habían dos tipos. Tengo entendido que hoy, existen tres pasaportes diferentes.

Nosotros compramos el común el cual tenía acceso a una cantidad de juegos, pero cuando empezamos a ver, nos llevamos la sorpresa que eran todos para niños.

Al final creo que pudimos andar en 3 o 4 juegos. Igualmente el pasaporte plus no incluía mucho más, creo que dos de las tres montañas rusas y algún juego más.

El resto de los juegos que son los que valen la pena, hay que pagar aparte.

Hoy en día, seguramente eso haya cambiado, pero pregunten antes de comprar para que no te pase lo mismo que a mi.

En la página del Parque de la Costa tienes todo detallado.

tigre y parque de la costa

Vértigo Extremo

Un juego que vale la pena destacar que no tuve el valor… digo… que no había lugar cuando quise subir, es el “Vértigo Extremo”.

Una caída libre de más de 100 m, atado solo por un cable.

Te sueltan desde lo más alto y quedas varios minutos haciendo un péndulo. Después de ver eso, dije, “y pensar que me voy a tirar de paracaídas, que la caída libre es de 3.000 m…” jaja

El parque está bueno, bastante grande, con lugares para comer y descansar. El faro desde donde se puede ver todo el parque. Y al final del día hay un lindo espectáculo en la fuente de aguas danzantes.

Pasamos un día muy lindo, y la verdad me quedé con ganas de más ya que faltaron muchos juegos.

Creo que la crítica que le hago al parque es el tema de los pasaportes, tendrían que tener uno que no tenga los juegos para niños y sea solo para adultos, incluyendo los juegos que se pagan aparte. Repito, es probable que en la actualidad eso haya cambiado.

A las 19:00 cerró el parque por lo que nos fuimos a buscar algún lugar para comer y regresar a Capital.

tigre y parque de la costa

Un detalle que me llamó la atención, es lo barata que es la comida dentro de la terminal de trenes (año 2010). Por lo general, dentro de las terminales es más caro, pero en este caso era al revés. Así que les recomiendo, no se molesten buscando un lugar barato para comer, vayan directo a la terminal.

¿Y el Paracaidismo?

Si si muy lindo Tigre y Parque de la Costa, pero… ¿y el paracaidismo?

Bueno, decir que después de intentar comunicarnos con el aeródromo todo el día, finalmente a las 21:00 hs. nos respondieron diciendo que tampoco tenían lugar para el lunes.

¿Les costaba tanto haber respondido en la tarde para que pudiéramos movernos y buscar otro lugar donde saltar?

La verdad que cero seriedad. Perdimos todo un día en el que podíamos haber buscado una alternativa.

El lugar se llama SkyDive La Plata, no sé si alguien ya abra saltado ahí, pero más allá del precio (muy barato) no me dejó buena imagen.

En fin, tocaba descansar, para el día siguiente ver si la suerte estaba con nosotros e intentar conseguir lugar en el aeródromo de Lobos, el cual al principio lo habíamos descartado porque era bastante más caro que el resto.

Un hermoso fin de semana en la capital uruguaya fuimos a conocer el Cerro y Fortaleza de Montevideo. A pesar que hace cinco años que vivo en Montevideo nunca había ido ya que es considerado un lugar peligroso y feo, lo que resultó ser totalmente falso… o por lo menos…
Día lunes, estadía en Buenos Aires extendida, o lo hacíamos ese día, o el sueño del salto en paracaídas tendría que postergarse. Una vez más, retomamos la odisea de intentar comunicarnos con los aeródromos, en este caso con el de Lobos. En el aeródromo de Lobos se encuentra el C.E.P.A.…
No comments yet.

Deja un comentario