Bitacora 11, Día 3, Paz Total en Buzios

Al día siguiente, apenas me levante fui derecho al balcón. Abrí el ventanal, salí afuera, y la sensación fue indescriptible; una paz total, los primeros rayos de sol de la mañana, el sonido de las olas como hacía tiempo no escuchaba, el olor a mar, y la tranquilidad de una balneario en temporada baja, no tiene precio!

Nuestro primer día en Buzios fue muy tranquilo.
Todavía me sentía mal, un mal estar que iba y volvía de a ratos.
Y ahora se me había sumado que no podía comer, ni siquiera tomar agua algo que nunca me había pasado. Tenía una infección en la garganta, la peor de mi vida.

Con mi espíritu aventurero enfermo no había muchas ganas de salir a recorrer, pero me conformaba con estar en el balcón viendo el mar y escuchando las olas.

Pero todavía teníamos un último asunto por resolver…. el dinero!

Como nos habíamos propuesto el día anterior en Rio de Janeiro, teníamos que llamar a la hermana de Ailin para que nos hiciera el giro. Entonces fuimos a preguntarle a Cesar donde había un Western Union para ir a retirar el dinero, además teníamos que pagarle US$ 300 a él, ya que para la reserva solo habíamos pagado la mitad.

Para nuestra sorpresa nos dio una noticia nada buena. Los bancos y casas financieras estaban de paro! Y se esperaba que estuvieran así por más de 10 días!!

Respiramos, y le preguntamos, bueno, y a que otra ciudad cercana podemos ir? O de ultima volver hasta Rio de Janeiro.
Y la respuesta fue, “no chicos, esta todo el estado de paro, entraron hoy de paro, no van encontrar nada abierto por los próximos 10 días en todo el estado!” Genial! Estábamos arruinados.

Mi tarjeta de débito ya no tenía dinero, la de crédito no podía usarla, la de débito de Ailin bloqueada, bancos y giros de paro! Que podíamos hacer?
Nos quedaba re poco dinero, para comer y no mucho mas, además teníamos que pagarle a Cesar.

Y ahí fue donde entró nuestro salvador, Cesar. La solución que nos propuso fue la siguiente.
El tenía una cuenta en pesos argentinos, en un banco de Argentina, en la cual nosotros le habíamos hecho el depósito para la reserva del apartamento.

Él podía retirar dinero de esa cuenta en los cajeros de Buzios, mientras hubiera dinero, ya que tampoco los estaba cargando.

Entonces lo que hicimos fue pedirle a la hermana de Ailin que en vez de un giro, nos depositara dinero en la cuenta de Cesar. Una vez depositado, Cesar fue hasta el cajero y retiro todo el dinero, solamente descontándonos la comisión del cajero. Le pagamos lo que le debíamos y problema resuelto!! Ya teníamos dinero para el resto de la semana 🙂

Como ven, Cesar se portó 10 puntos con nosotros, literalmente nos salvó el viaje. Ya que sin dinero no sé qué hubiésemos hecho.

Ese día, además de estar pendientes de que la hermana de Ailin hiciera el depósito y Cesar fuera a retirarlo, nos dedicamos a conocer el barrio en el cual pasaríamos toda la semana.

Salimos a recorrer de la Praia da Armação hacia el este, lado opuesto al centro. Pasamos por Cais, Praça dos Ossos, Praia dos Ossos, y Praia Azeda.

Y así se nos fue el día, recorriendo la zonas cercanas al apartamento, familiarizándonos con Buzios, cocinando nuestras primeras comidas en el apartamento, y solucionando el tema del dinero, además cruzando los dedos a ver si mi salud mejoraba.

A esta altura se preguntarán, pero porque no se tomó algún remedio para la garganta?

El tema es que soy contra los medicamentos, o por lo menos en el abuso de ellos, donde cualquier dolor de cabeza, o muscular, la solución es una pastilla.
Lamentablemente hoy tenemos pastillas para todo, y tanto los médicos como los pacientes han abusado de ellas.

De mi parte no tomo nada, ni pastillas, jarabes, nada. Salvo que sea una situación crítica, sino me mantengo con remedios caseros y espero que el cuerpo sane solo, algo que me había dado resultado hasta este viaje. Pero al día siguiente terminaría yendo a una farmacia.

Ir al Indice de: Bitácora 11, Viaje a Río de Janeiro, Buzios y Arraial do Cabo – Indice 

Con el objetivo cumplido de haber conocido otra de las Maravillas del Mundo (ya teníamos en la lista a Machu Picchu y las Cataratas de Iguazú) era hora de pasar por el hostal, levantar las mochilas y dirigirnos a la terminal de ómnibus Novo Río para tomar el bus rumbo a Buzios.…
Día 4: Centro de Buzios y la Rua das Pedras Después de levantarnos tuvimos que hacer una visita a la farmacia a dos cuadras del apartamento. Llevaba varios días comiendo MUY poco, y además casi sin tomar agua, con lo que me estaba empezando a sentir un poco débil. Sabía…
No comments yet.

Deja un comentario