Bitácora 17, Día 4, Etapa 1 Cruce Columbia 2014 – I

De Puerto Varas hacia el Volcán Osorno

Había llegado la hora de una de las aventuras más grande de mi vida.

Aún de madrugada, juntamos las últimas cosas, desayunamos muy bien y salimos rumbo a la costanera de Puerto Varas desde donde salían los buses hacia al volcán Osorno, lugar de la largada.

El_Cruce_Columbia_Andes

Tuvimos aproximadamente una hora de viaje, en el cual aproveché a dormir y juntar las últimas energías para lo que se venía… todo lo difícil que había imaginado que podía ser, estaba muy lejos de la realidad.

Con el día amaneciendo llegamos al lugar donde comenzaría esta aventura de tres días. Tanto entrenamiento, investigación, compra de equipo y accesorios, planificación del viaje, todo, para llegar a este momento.

Hacía frío y llovía. Pero el paisaje era fabuloso. En la orilla del lago en el pie del volcán Osorno.

No había condiciones climáticas que pudieran arruinar esta aventura, era todo lo contrario, la hacía mucho más entretenida y desafiante.

Como te había contado en el post anterior, para mí ya no era un paseo, era una meta que tenía que cumplir sin importar que tan difícil fuera. Sí, era una lástima que no pudiera ver ese paisaje entre las montañas, del que tanto me hablaron, pero no importaba, eso era secundario (la visibilidad era poca debido a la lluvia y neblina).

¡¡Largada Cruce Columbia 2014!!

El_Cruce_Columbia_Andes_27

El que está en la esquina al lado del de verde soy yo 🙂

¡Y a las 8:40 am largamos!!

Me costaba creerlo. Estaba ahí, después de un año de planificación.

Comenzamos rodeando el lago corriendo sobre ceniza volcánica, bastante agotador por cierto.

El_Cruce_Columbia_Andes_13

El_Cruce_Columbia_Andes_19

De izquierda a derecha: Pablo, yo (Andrés) y Jorge.

De izquierda a derecha: Pablo, yo (Andrés) y Jorge.

Empezamos muy bien, corriendo a buen ritmo, pero sin exagerar. Disfrutando de los paisajes, filmando, y poniendo pose de campeón cada vez que pasaba cerca de un fotógrafo o cuando los helicópteros se acercaban jeje

El_Cruce_Columbia_Andes_18

El_Cruce_Columbia_Andes_21

Subiendo el Volcán Osorno

Desde el lago nos desviamos rumbo al volcán, al cual nos acercaríamos cruzando un valle, y luego en subida por dentro del bosque. No tengo palabras para explicarte (ni fotos, ya te contaré porqué) la imponente vista que teníamos del lago en el que habíamos largado, era una belleza.

La subida continúo por bastante tiempo, no recuerdo bien, pero nos llevó unas tres horas desde que largamos hasta llegar al punto más alto, desde donde comenzamos una pronunciada bajada.

Como te decía, lamentablemente no tengo fotos del resto del recorrido ya que en la Etapa 2 perdí mi gopro. Las fotos que voy a ir publicando fueron sacadas por los fotógrafos de la organización o con mi celular.

Veníamos subiendo bien, sin frío, sin lluvia y con buena visibilidad. Pero de repente, casi sin aviso, la visibilidad se redujo muchísimo, y el frío y la lluvia realmente se hicieron sentir.

En ese momento fue que me arrepentí de no haber llevado un gorro con visera para frenar la lluvia que me daba directamente en la cara y ojos.

Fue el momento que más abrigo me puse, de hecho me costaba sentir las manos debido al frío.

Para que te hagas una idea, te recomiendo el vídeo de la Etapa 1 grabado por un periodista de FOX. Todo lo que dice y siente, representa exactamente lo que yo pensaba durante la carrera. Recomendado empezar a ver en el minuto 5:43. En el minuto 9:30 es cuando el clima se pone feo en la cima del volcán.

Cuando llegamos al punto más alto, no solo de altitud, sino de lluvia y frio, estábamos en los primeros 11 km del recorrido, de un total de 39 km (aunque en realidad serían más).

Hasta ese entonces venía bien, difícil sí, pero era lo que esperaba, ni se me pasaba por la cabeza abandonar. Venía muy bien. Pero solo por algunos kilómetros más…

¿Quién dijo que las bajadas eran más fáciles?

Después de finalizado el ascenso, como te contaba más arriba, comenzó una bajada bastante pronunciada. Los bastones fueron fundamentales para controlar la velocidad y el equilibrio. Pero mis gemelos y rodillas la sintieron bastante.

Aunque de ahí en más tuvimos un trayecto tranquilo, un terreno más o menos plano, con algunos cerros de vez en cuando.

Otro excelente vídeo resumen de la Etapa 1. RECOMENDADO!

Y se mantendría así hasta el km 21, donde se encontraba un puesto de control, con frutas, y bebidas.

Pero antes de eso pasé bastante mal, hasta el punto de pensar en sentarme y quedarme ahí.

¿Pensando en abandonar?

Fue en el km 18 aproximadamente. Era como que me hubiese quedado sin energía. Bueno, era no, eso fue exactamente lo que me pasó.

El cuerpo humano de forma natural consume la energía que tiene disponible, la glucosa, y cuando ésta se agota realiza un cambio que le permite utilizar la energía almacenada en la grasa. Normalmente esto ocurre cerca de los 30 km de carrera, a mí me toco bastante antes. Es un tema muy importante en las carreras de larga distancia, un efecto conocido como “La pared”. Pueden leer más sobre el tema en este enlace.

Durante ese cambio nos sentimos completamente débiles, con una falta total de energía, desanimados, el cuerpo nos pide a gritos no continuar. Y es en este momento donde hay que ser fuerte mentalmente, el cuerpo no responde, solo la cabeza nos puede ayudar a seguir hasta que ese proceso de cambio de energía esté completo.

Tenía una meta, y la iba a cumplir. No me senté, no me tire al piso, continúe, lento pero continúe caminando.

Fue un km terrible.

Pero casi sin darme cuenta empecé a correr de nuevo, recupere el ritmo, y nuevamente estaba en carrera!

Ya recuperado, llegué al puesto de control.

Cargué agua, comí algunas frutas y seguimos, no sin antes recibir el consejo de la doctora: “saquen los bastones y tengan cuidado que viene una parte muy difícil”…

¿qué lo difícil no había sido el frío y la lluvia arriba del volcán?? No señor… lo peor estaba por llegar… (min 3:00 del segundo vídeo o min 12:30 del primero)

¿Quieres Leer los Capítulos Anteriores?

Tips Para El Cruce

Cuenta regresiva, últimas horas en Puerto Varas. El día anterior habíamos visto como los corredores que competían en modalidad “team” preparaban sus cosas en el hostal y se iban para la carrera. Ahora, nos tocaba a nosotros. Intenté tomarme todo con calma, tenía el día entero para organizarme. Y de hecho ya…
La parte más difícil de El Cruce Columbia En el puesto de control en el km 21 de 39, nos advirtieron que estábamos por entrar a la parte más difícil de la primera etapa. Y déjame decirte que tenían toda la razón... Para leer la primera parte de este relato…
No comments yet.

Deja un comentario