Cómo vivir con 100 cosas y viajar con 28 litros

Desde hace un par de años, comencé a leer sobre minimalismo. Vivir con menos, vivir con lo necesario. Dejando de lado el consumismo y las cosas superficiales. Dejando de lado el “lo guardo por si lo llego a necesitar”.

Si bien he ido avanzando, todavía me falta mucho.

En mis primeros viajes me iba por el mundo con una mochila de 90l pesando 14 kg.

Pero en mi último viaje, llevé una mochila de 45l pesando 7.6 kg, y 1.8 kg era de la computadora.

Como ves, una gran avance respecto aquellos 14 kg del principio.

Viajar ligero, con poco equipaje, es maravilloso.

Te cansas menos, es más fácil encontrar las cosas, no tienes que despachar equipaje, te puedes mover fácilmente, etc.

Son muchos los beneficios del minimalismo.

Y para hablar en profundidad, traigo a una amiga experta en el tema que nos contará su experiencia a través de 3 experimentos.

Ella es, Lucia Serrano, argentina, de la ciudad de Salta, y co-fundadora de Superhabitos.com

Lucia_Serrano_Superhabitos

Lucia se ha empapado bastante en el tema minimalismo, con el Proyecto 333 y el desafío 100 things.

Además, hablando con ella, me contó que viaja con una mochila de 28l. Muy por debajo de la gran mayoría de viajeros.

Sin dar más vueltas, vamos a que ella nos cuente su experiencia.

Tu turno Lucia 🙂

Minimalismo para viajeros

¿Me creerías si te digo que podrías viajar con la mitad de las cosas que llevas ahora?

¿Y que puedes vivir tu día a día con un tercio de lo que tienes?

Suena extraño, y lo es.

Estamos acostumbrados a comprar, guardar, acumular cosas, ropa, adornos sin que tengan un sentido o utilidad clara.

Así, valoramos más los espacios grandes, llenamos nuestra casa de muebles, llenamos los muebles de adornos, compramos cosas permanentemente, guardamos muchas otras “por si acaso”.

Y en realidad sucede que aunque sólo usamos una pequeña parte de todo lo que tenemos, dedicamos mucho tiempo, energía y dinero a mantener todo eso que no usamos.

Es tiempo que podríamos estar usando en hacer algo que nos entusiasme, trabajar en nuestro negocio, compartir con seres queridos.

Es energía que podríamos aprovechar para hacer esas actividades para las que a veces estamos cansados.

Es dinero que podríamos invertir en algo que nos importe, en viajar más.

Reducir, entonces, se trata de centrarse en lo importante y dejar ir lo que no es importante.

Es tomar una decisión clara: esto me sirve o no me sirve, esto me ayuda a lograr mis objetivos o me obstaculiza el camino. Si me sirve, lo conservo. Si no me sirve, lo desecho.

Entonces, para reducir primero debemos desear lograr algo.

En nuestro caso, con Mati (mi novio y compañero de equipo en Superhábitos) comenzamos a reducir por tres razones:

  1. Para liberarnos de lo que hacían en nuestras casas que era acumular cosas innecesariamente. Eso nos desesperaba y nos sentíamos ahogados.
    *
  2. Para enfocarnos en nuestro emprendimiento y quedarnos con las herramientas que nos potencien y nos ayuden a crecer, y deshacernos de las que nos distraigan.
    *
  3. Para viajar y poder movernos en cualquier clima y terreno con lo que llevamos en la mochila.

Y pasamos por tres experimentos.

Experimento 1: ropa y cosas

Nuestro primer acercamiento al minimalismo fue a través de un video de Graham Hill llamado “Life Edited” acerca de un movimiento del mismo nombre que se enfoca en tener lo esencial y nada más. Luego de interiorizarnos en esto, vimos con claridad que debíamos cambiar algo en cómo nos estábamos vinculando con los objetos y las ideas que teníamos acerca de lo que necesitábamos.

Rompimos con la idea de que necesitábamos cosas o determinada ropa, y comenzamos a reducir poco a poco.

Así hicimos el “Proyecto 333” que consiste en tener 33 prendas de ropa cada tres meses. Y lo hicimos mientras trabajábamos en relación de dependencia.

Ahí vimos y experimentamos la cantidad de cosas que teníamos pero no necesitábamos.

Y también redujimos los muebles, adornos, regalos, pequeños objetos, etc.

Experimento 2: viajar con 28 litros

Después de un tiempo nos propusimos viajar más.

Notamos que nos molestaba un poco el equipaje. Las valijas grandes son pesadas, ocupan espacio, son incómodas por más rueditas que tengan. Y al final de cuentas nadie usa todo lo que lleva “por las dudas” cuando viaja.

Decidimos que nos gustaría poder viajar con una mochila cuyo tamaño nos permita hacer todo tipo de actividades en cualquier lugar y cualquier clima.

Queríamos poder ir a cualquier parte del mundo, en cualquier transporte, verano o invierno, a una ciudad o a una montaña y que el equipaje no nos moleste.

En ese momento habíamos comprado unas mochilas de 65 litros para subir una alta montaña y para que luego nos quedara para viajar.

Esa fue la primera y última vez que las usamos (ahora las veo gigantescas).

Las vendimos y compramos otras de 28 litros.

Habíamos hecho un curso de montañismo así que teníamos algunos conocimientos sobre las características importantes de una buena mochila.

Con una lista de lo que necesitaríamos para cubrir todos los climas, terrenos y cualquier extensión de un viaje, comenzamos a conseguir lo necesario.

maleta vs mochila

Esta fue la primera vez que viajé con la mochila de 28 litros. Lo de arriba es el equipaje de mi compañera de habitación. ¿Se nota la diferencia? 😉

Experimento 3: vivir con 100 cosas o menos

Se darán cuenta de que cuando comienzas a reducir, es un camino de ida. Experimentas y te vas dando cuenta de que siempre puedes reducir un poco más.

Además, si puedes viajar (y sobrevivir) más de 2 meses con lo que llevas en una pequeña mochila, ¿por qué no puedes vivir con esa cantidad de cosas en el día a día?

Con eso en mente, este año nos propusimos hacer el Desafío de las 100 cosas (o 100 Things Challenge). Este desafío, inspirado en Dave Bruno, consiste básicamente en vivir durante un año con 100 cosas o menos: y estas 100 cosas incluyen absolutamente todo lo que tengas: ropa, adornos, accesorios, elementos de trabajo, etc.

A primera vista, el número 100 suena como mucho, pero no lo es.

Al hacer el primer inventario de lo que teníamos nos topamos con que eran más de 350 cosas.

Estas son todas las cosas que yo tenía en mi primer inventario.

Estas son todas las cosas que yo tenía en mi primer inventario.

A partir de ahí fui sacando cosas hasta que me quedé con 100.

Este collage es del primer filtro, aún no había logrado quedar en 100.

Este collage es del primer filtro, aún no había logrado quedar en 100.

Este experimento es aún más extremo que los anteriores y nos ha permitido sentirnos más libres aún.

Las 7 lecciones más importantes

De estos cuatro años y 3 experimentos, hemos aprendido muchísimo. Hoy comparto contigo las 7 lecciones más importantes.

1. Para poder despojarse de cosas innecesarias, hay que tener un por qué claro

Además de ese por qué, hay que estar dispuesto a enfrentar cosas no resueltas.

Hacer un desafío como este implica aprender a dejar ir muchas cosas.

Nosotros descubrimos que estábamos atados a muchas cosas que guardábamos. Asociamos determinados objetos con momentos de nuestra vida, o le asignamos un significado emocional y no los dejamos ir.

Teniendo una motivación lo suficientemente fuerte para reducir, es más fácil enfrentar esto. En nuestro caso el objetivo más grande que nos planteamos con este desafío fue: estar listos para mudarnos o viajar en cualquier momento y a cualquier lugar.

2. Para tener pocas cosas, deben ser las adecuadas

Para poder deshacernos de muchas cosas, debemos enfocarnos en que lo que tengamos sea lo adecuado.

Cuando comenzamos el experimento de los 28 litros, hicimos una investigación profunda y una lista de elementos y ropa adecuada para nuestro objetivo.

Por ejemplo, para viajar con una pequeña mochila, sí o sí debíamos contemplar ropa sintética porque ocupa poco espacio y al lavarla se seca rápido.

Si viajas con ropa de algodón, además de que ocupan mucho más espacio en la mochila, demoran muchísimo tiempo en secarse. Si vas a lugares húmedos, o viajas en invierno, la vida se te va a complicar.

En cambio, con ropa sintética, nada de esto te pasará. No demoran más de unas cuantas horas en secar y son más adecuadas para cualquier clima.

Tener poco no funciona si tienes cualquier cosa y no lo piensas bien. Tener poco y tener lo adecuado es la mejor combinación.

3. El objetivo no es sufrir, sino saber que puedes vivir con menos y que no estás atado a cosas

Se trata de saber que no necesitas cosas.

Reducir te permite liberarte. Lo cual no significa que sea malo que quieras tener un adorno porque tiene un valor emocional, o que te guste una prenda y desees conservarla por eso. Lo importante es que descubras que realmente no necesitas esas cosas, y no estés atado a ellas.

El objetivo no es sufrir, sino todo lo contrario: tener menos te permite vivir más, disfrutar más cada experiencia, cada momento, cada lugar, cada recorrido.

4. Siempre se puede reducir un poco más

Advertencia: muchas personas te mirarán como si estuvieses loco.

Y si leyendo esto estás considerando comenzar a reducir, un poco loco estás 😉 Pero eres de los locos que hacen las cosas distinto, que innovan, que van más allá. Así que no te detengas.

Una vez que comienzas a reducir, es muy raro que vuelvas a comprar algo sin sentido, o que acumules cosas innecesarias. Cuando hiciste al menos un experimento minimalista, te das cuenta de que siempre se puede reducir un poco más.

5. La sensación de libertad física y mental es impagable

Otra verdad es que siempre se puede volver a acumular.

Pero la sensación de libertad es tan grande que no quieres volver a acumular.

Cuando hayas reducido tus gastos, pases menos tiempo preocupado por limpiar, ordenar, mantener todo lo que tienes; cuando no tengas que pensar qué ponerte cada mañana (sí, a los hombres también se los digo), cuando viajes y no tengas que preocuparte por todas tus cosas, o por despachar la súper valija, por el exceso de peso, esperar media hora al bajar de un avión o colectivo a que aparezca tu equipaje (con la esperanza de que no esté dañado o se pierda)… no querrás volver a lo de antes.

Disfrutarás muchísimo de la libertad y la liviandad que da el tener pocas cosas, disfrutarás más aún cada experiencia y cada momento.

6. Reducir y simplificar son procesos, no se pueden hacer de la noche a la mañana

No es un proceso fácil y rápido. Es mejor y más provechoso si le dedicamos tiempo, si tenemos paciencia y vamos paso a paso.

Si deseas que tu próximo viaje sea más liviano, pues comienza ya a deshacerte de cosas poco a poco. Empieza a investigar y a conseguir la mochila y la ropa adecuada para el viaje que deseas hacer (puede que sea el viaje en grupo a Machu Pichu).

7. Es personal

Un parámetro que tomamos cuando comenzamos con el Desafío de las 100 cosas fue que es un reto personal, que no debe afectar a otros y que las reglas las adecuaríamos a nosotros, nuestros objetivos y actividades.

Cada desafío, cada experimento minimalista que hagamos debe afectarnos sólo a nosotros. No tiene sentido que tú uses las mismas reglas que yo si tienes objetivos diferentes a los míos.

Es personal, es único. Lo importante es ejercitar el dejar ir lo que no es esencial y liberar tiempo, espacio y energías para lo más importante. Las reglas y el cómo lo hagamos dependerá de cada uno.

¡Hay tantos experimentos como personas! 😉

Cómo comenzar a reducir hoy. Un paso a paso simple

Si quieres comenzar hoy a experimentar todo esto que te cuento, te dejo unos pasos muy breves y simples para que puedas hacerlo desde ya.

  1. Decide por qué quieres reducir. Algo que te motive, un viaje pronto, una mudanza, lo que sea que te entusiasme y te empuje a sacarte cosas de encima.
  2. Propónte un desafío o experimento, con alguien o exponte ante otros para generar compromiso. Que tenga plazos.
  3. Haz un inventario de lo que deseas reducir (si son adornos, ropa, cosas en general, etc.) Este proceso en sí mismo es tan agobiante que te facilita el deshacerte de muchas cosas sin dudarlo.
  4. Regala o vende lo que descartes. Hay cosas que pueden servirle a otros, y otras cosas que pueden generarte un ingreso extra.

***

Espero haberte inspirado a experimentar, reducir y disfrutar de viajar y vivir más liviano.

Si quieres saber más o compartir tu experiencia conmigo, me puedes escribir a lucia(arroba)superhabitos.com 🙂

Días atrás tuve que hacer una escala en el aeropuerto de Madrid, en la cual tenía unas 8 horas dentro del aeropuerto hasta que saliera mi vuelo rumbo a India para participar del Kerala Blog Express. Como buen blogger, apenas piso el área de arribos, lo primero que hago es…
A finales del año pasado estuve planificando cuales serían mis metas viajeras para 2015. Y la primera, era ir a estudiar inglés a Irlanda durante 2 meses. Ya daba por seguro que mi año viajero comenzaría en Europa, continente que siempre por una u otra razón voy dejando de lado.…

24 Responses to Cómo vivir con 100 cosas y viajar con 28 litros

  1. Silvia marzo 24, 2015 at 05:25 #

    Me ha encantado! Hace 3 meses pase de vivir en un apartamento de 50 metros cuadrados a vivir con una mochila de 50 litros. De momento creo que no estoy preparada para pasar a una de 28 pero en el futuro quien sabe… un saludo!

    • Andrés Vögler marzo 25, 2015 at 20:17 #

      Lleva su tiempo 🙂 Yo empecé con 90, bajé a 45, y ahora voy a dar el salto a 32.

      Ya les contaré en otro post como me fue.

      Saludos!

  2. Alex Drlaya marzo 24, 2015 at 05:33 #

    Buenos dias!!

    Interesante artículo, ya había leido alguno parecido y ya estaba empezando a reducir…no creo que llegue a esas 100 cosas…de momento quité mi vehiculo que casi no usaba (ahora me muevo en bici por la ciudad), tire las cosas del trastero, regale ropa y vendí cosas…

    Me tiene intrigado lo de la mochila de 28 litros… para El Camino de Santiago y para mi ruta por el Pirineo (montaña que divide Francia y España) de 35 dias (con carpa) lleve una de 50litros, ya para Marruecos lleve una de 38l sin carpa y es la misma que llevaré para Costa Rica pero esta vez con carpa…es esta http://www.trekkinn.com/montana/millet-aerial-38-red-chili/575292/p

    Me parece que tiene las caracteristicas de otras mochilas mas grandes…¿en 28litros llevais cámara, portatil, carpa? yo de momento estoy viajando solo con un celular y carpa (cada vez mas pequeña).

    ¿cual es vuestra mochila? ¿qué características buscais en ella?

    Un saludo

    • Andrés Vögler marzo 25, 2015 at 20:17 #

      Hola Alex,

      Yo estoy por comprarme esta: http://www.amazon.com/Deuter-34254-7410-Futura-32-Backpack/dp/B00FQHJ7M4

      A los 28 todavía no llego jeje

      En mi caso, no llevo carpa ni sobre de dormir.

      Saludos!

    • Lucía marzo 27, 2015 at 17:06 #

      ¡Hola Alex! Pues como dije en alguna parte del artículo, creo que cada uno debe adaptar el tamaño de la mochi a sus necesidades. La idea central es poder hacer el tipo de viajes que deseas, disfrutarlo y poder vivir el día a día sabiendo qué necesitas y qué no, qué es importante y qué no.

      En tu caso claramente la carpa es sumamente importante, yo al igual que Andrés no llevo carpa conmigo. Creo que los tamaños que manejas son geniales para el tipo de viajes que haces y las cosas que son indispensables en ellos.

  3. Flavia Around The World marzo 24, 2015 at 05:49 #

    Siempre llevamos de más y tenemos de más.

    Yo en los viajes lo hago bastante bien y suelo viajar con una de 40l sin llenar y sin facturar.

    Me sorprendió un viajero que llevaba varios meses (y lo que le quedaba) que viajaba únicamente con una mochila “de colegio” y no la llevaba llena.

    No creo que llegue nunca a ese nivel tan pro jajaja

    • Andrés Vögler marzo 25, 2015 at 20:19 #

      jajaja tu lo has dicho Flavia… es un nivel pro 🙂

      Yo me estoy acercando a los 28, pero todavía me falta.

      Pronto les compartiré mi lista actualizada de equipaje para que saquen ideas y logren reducir.

      Saludos!

  4. Vero marzo 25, 2015 at 07:03 #

    Ya leí el post completo en SH y en ello estoy, tengo como 5 meses para poco a poco ir seleccionando, ya tengo una bolsa para donar, en breve empezaré a anunciar otras cosas en ebay y seguro que después de eso necesitaré como otros 345656 filtros más, la de cosas que podemos acumular en el tiempo!!

    Mi motivación es un viaje por tiempo ilimitado al sudeste asiático, llevaré una mochila de 45l. y luego una más pequeña para llevar durante el día, según vuestra experiencia recomendáis llevar una de esas plegables para aprovechar el espacio o es mejor una como la de la foto algo más reforzada? perdonad que mi pregunta no esté relacionada directamente con el post pero es que toda la info que encuentro hablan de las características de la mochila “principal”.

    Mil graciassss

    • Andrés Vögler marzo 25, 2015 at 20:21 #

      Vero, como mochila secundaria yo estoy por comprarme esta: Kiva Key Chain Pack

      Ideal para el día a día y que no ocupa espacio en la mochila principal.

      Espero te sirva.

      Saludos y buen viaje!!

    • Lucía marzo 27, 2015 at 17:08 #

      ¡Genial Vero! Me alegro que el artículo te haya inspirado y servido para hacer esos cambios.

      Yo uso una mochila plegable muy parecida a la que mencionó Andrés, creo que son muy útiles, te la recomiendo. La mochila que viste en la foto es la de 28litros que uso para viajar.

      ¡Buen viaje! 🙂

  5. elbanche abril 21, 2015 at 20:36 #

    Yo tengo un truco que me sirve mucho y lo utilizo con frecuencia que es el de sacar una foto a esos objetos que se quieren conservar pero dan mucha lastima tirar. Una foto no ocupa espacio fisico y es un punto intermedio entre guaradar y tirar.

  6. Berenice abril 26, 2015 at 21:18 #

    No es posible viajar con tan poco equipaje cuando haces un tour por países calurosos y fríos. Dime cómo haces para no morirte de frío y para ir a nadar, etc, etc. La ropa indispensable para ambos lugares ocupan mucho mas espacio que lo que aquí proponen y además que no se bañan y cambian diario de ropa o que????

    • Andrés Vögler mayo 8, 2015 at 13:15 #

      Hola Berenice,

      Sí es posible. Todo lo que tienes que hacer es vestirte en capas, como hacen los montanistas. De esa forma un mismo equipaje te sirve para climas calurosos, húmedos y fríos.

      Hay marcas especializadas para estas cosas como ExOfficio, IceBreaker, entre otras.

      Ropa que ocupa muy poco espacio, se seca en pocas horas, no se arruga, y no genera olor.

      Te puedes cambiar de ropa todos los días, simplemente hay que tener el equipo idóneo, y saber empacar, que hay varias técnicas para eso. Además de una buena mochila.

      Pronto voy a publicar una guía completa sobre que equipaje que llevo, pero vistiéndote en capaz, con ropa de secado rápido, y llevando ropa para una semana, es posible viajar a cualquier clima con poco equipaje.

      Si quieres saber más, te recomiendo que busques en inglés, la carry-on philosphy.

      Salduos

  7. nicolas abril 27, 2015 at 00:14 #

    Yo para el día tengo una de tela de avión, pesa 0 gramo y la haces chica como el dedo del meñique. Hay en todos lados.
    Yo viajo con una de 60 y adelante otra pequeña, tengo un peso un poco elevado que son unos 20kg, ya hace 1 año que pateo así y me acostumbré, he llegado a patear muchos km con esa carga.

  8. nicolas abril 27, 2015 at 00:16 #

    Una cosa interesante sería analizar la mochila cuando vivis la vida de viaje y sin mucho dinero. Lo que necesitas no es lo mismo que para un viaje de ida y de vuelta.

  9. Dani abril 27, 2015 at 12:54 #

    Muy bueno el post! Espero que pronto publiques algún ejemplo de que llevar en una mochila de 27 litros, cosas imprescindibles, etc….

    Saludoss!!

    • Andrés Vögler abril 27, 2015 at 22:10 #

      Estoy en eso Dani 🙂 Va demorar un poco hasta que termine de armar todo el equipo pero luego publicaré la lista completa.

      Saludos!

  10. Glenda Denise abril 27, 2015 at 13:10 #

    Qué buen post Andrés!
    Ojalá pueda bajar de peso la mochila grande!! Creo que viajo con menos de 100 cosas pero aún no logro reducir el peso de la mochila! Aunque, será mi próximo desafío cuando continúe mi viaje ! Abrazos!

    • Andrés Vögler abril 27, 2015 at 22:11 #

      Mucho éxito con el desafío 🙂

      Ya les contaré como me fue a mi bajando de los 45l.

      Un abrazo!

  11. Rosa cordente agosto 20, 2015 at 09:23 #

    Hola a tod@s!
    Quiero viajar por Asia y es la primera vez que lo voy a hacer de mochilera, me resulta muy interesante esta pagina. Cuales son las cosas mas imprescindible para llevar a este viaje sin limite de tiempo? En un principio voy a llevar una de 50L pero no creo que la vaya a llenar. Un saludo!
    Rosa

    • Andrés Vögler agosto 31, 2015 at 15:23 #

      Hola Rosa,

      Con 50l estas más que bien.

      Ten en cuenta que es clima cálida, ropa de verano.

      Saludos!

  12. Stephanie septiembre 23, 2015 at 17:39 #

    Buenas! Estoy completamente de acuerdo… en mi viaje arranque con una valija y 15 kilos…. no demoré un mes en dejarla y seguir con la mochila de 28 litros, no mas de 10 kg..

    Confieso que en una parte utilizaba un carrion, donde llevaba los regalos que x compromiso compre… pero cuando dejé el carrion y pude seguir solo con la mochila y una riñonera fui feliz! No tenía que pagar equipaje en los vuelos y mientras otros sufrían con tremendas mochilas yo caminaba feliz x las ciudades sin necesidad inmediata de un lugar xa guardarlas… trenes, aviones, buses, caminar… todo es mas facil.
    Ahora volví a mi casa y siento que hay demasiadaaaaaas cosas.. creo que voy a seguirlos con lo de 100 cosas!

    Sdos!!

  13. Andrea marzo 11, 2016 at 15:34 #

    Hola! Qué lindo artículo!
    La idea me parece bárbara, menos cosas, menos preocupaciones .
    Aunque más que preocupaciones los llamaría anclas, anclas que nos frenan, que nos limitan a este sistema consumista. Cada cosa que poseemos innecesariamente es un nuevo ancla que nos impide navegar por este mundo con libertad.
    Libertad. Preciado tesoro!

Responder a Silvia Click here to cancel reply.