Islas Flotantes de los Uros, Titicaca, Perú

Las islas flotantes de los Uros, son una serie de islas artificiales en el Lago Titicaca, del lado peruano, creadas por los Uros.

Los Uros son una etnia anterior a los Incas, originarios del lago Uro-Uro en Bolivia, que para escapar de las guerras Incas, se refugiaron en el Lago Titicaca.

Primero, construyendo embarcaciones de totora, una planta que se encuentra en abundancia a las orillas del lago navegable más alto del mundo.

En las islas flotantes de los uros

Con el tiempo, la experiencia que fueron ganando, los llevó a construir islas artificiales uniendo sus embarcaciones, y luego expandiéndolas utilizando la totora.

Estas islas llegan hasta 3 metros de espesor y están en constante mantenimiento ya que los materiales naturales con las que están construidas se van degradando.

Actualmente existen 82 islas artificiales (o 30 islas, o 20, según quien te lo cuente), donde en cada una vive una familia, y cada isla tiene a su jefe.

Además, existen islas comunitarias, donde, por ejemplo, hay una iglesia, cancha de fútbol, entre otros.

Y claro, la isla capital, una isla en la cual me extenderé más abajo para exponer una de las mentiras de los Uros.

Cómo llegar

Para poder visitar las islas flotantes de los Uros es necesario llegar hasta la ciudad de Puno, en la orilla del Lago Titicaca en el sur de Perú.

A solo tres horas de la frontera con Bolivia, Kasani.

Frontera conocida ya que se encuentra a solo 15 minutos de Copacabana, uno de los clásicos de Bolivia y del Lago Titicaca.

Sobre todo, porque desde Copacabana salen los barcos a la famosa Isla del Sol.

Puno

Ciudad de Puno

Desde Bolivia

Como te decía, desde Bolivia la mejor forma es llegar desde Copacabana, a solo tres horas en ómnibus.

Y a Copacabana se llega desde La Paz, en otras cuatro horas de ómnibus.

Desde Perú

Se puede llegar desde Arequipa, o Cusco, principalmente.

Desde Cusco son unas 8 horas en ómnibus.

O sino, al aeropuerto de Juliaca y desde ahí un transfer a Puno.

Cómo Visitar las Islas Flotantes de los Uros

Una vez en Puno, los vendedores te van a bombardear con los tours a las islas flotantes de los Uros.

Apenas pises la terminal de ómnibus, en la calle o en los alojamientos.

O sino, te vas directamente al muelle donde encontrarás el mejor precio.

Si bien hay varias agencias que se encargan del tour, según mi experiencia, son todas iguales.

Por lo que no te compliques mucho al elegir.

islas flotantes de los uros

Costos Extra

Pregunta si incluye la tasa de embarque la cual se abona en el muelle. La mayoría de los tours ya la incluyen en el precio.

Además, hay otro cobro, como un ticket de ingreso a las islas.

También a la hora de negociar el precio, pregunta si incluye ese otro gasto.

En total, debe quedarte alrededor de 20 soles.

Duración

Demoras unos 30 minutos en llegar desde el puerto de Puno a las islas. Y en total, el tour tiene una duración de 3 horas.

Si lo haces a la tarde, regresarás a Puno en la noche, logrando ver la ciudad iluminada desde el lago.

En mi opinión, una de las partes más interesantes del paseo.

El Tour

Te pasan a buscar por tu alojamiento, y desde ahí iras al puerto, para continuar en barco y con un guía local hacia las islas flotantes de los Uros.

Como te contaba arriba, cada isla tiene una familia y un jefe.

familia de uros

Por lo que existe un sistema de rotación, y las agencias van llevando a los grupos a diferentes islas, para que todas las familias reciban su parte.

Vale aclarar, que no todas las familias aceptan turistas.

Algunas islas no se pueden visitar. Son familias que prefirieron conservar sus tradiciones y cultura, antes que camuflarse para el turismo.

El tour te llevará a una isla donde conocerás a la familia, te mostrarán su forma de vida, y explicarán cómo están construidas las islas flotantes, las cuales están ancladas en el Lago Titicaca para que no se muevan de lugar con el viento.

Esta explicación es algo relativa, ya que estás familias viven del turismo. Pero te lo cuentan como si aún siguieran viviendo de la forma tradicional.

También, intentarán venderte artesanías, las cuales serán más caras que en el continente.

Y no verás nada que no puedas conseguir en cualquier otra ciudad de Bolivia o Perú.

Paseo en Barco

Además, te insistirán en dar un paseo en su barco de totora.

barco de totora

El precio del paseo suele ser de 10 soles, pero si ven que no hay interés, lo bajan a 5 soles. Algunos jefes pueden llegar a pedir hasta 5 dólares.

Estos barcos de totora, si bien son muy fotogénicos y una linda experiencia… es otra de las mentiras de los Uros.

Esos barcos no son originarios de su cultura.

Fueron creados hace poco tiempo, básicamente para el turismo.

Y son impulsados a motor. No tienen nada de tradicional.

Un Paseo que Genera más Tristeza que Alegría

Para mí, lo más interesante es la explicación de cómo construyen y mantienen las islas, y caminar sobre ellas.

El resto, da lástima, pena, y tristeza de ver como el turismo arruinó esta cultura, o al menos, parte de ella, ya que como decía, hay familias que no aceptan trabajar con el turismo.

Lo que veo mal de estas islas y la etnia de los Uros, es que han perdido su esencia, lo original, lo que los hacía ser los Uros.

Hoy en día, no pasan de unos malos actores de una cultura antigua.

en una de las islas de los Uros

La visita ya no vale la pena por su cultura, ni por su gente.

Lo único que se rescata, son las islas propiamente dichas.

Esas estructuras flotantes formadas de totora.

Si quitáramos a los Uros actores de las islas, la visita sería mejor.

Puede sonar un poco feo, pero es así.

Todo está armado para el turismo, con una pésima actuación de las familias locales, disfrazándose en todo sentido para el turismo, dejando de lado su esencia.

De cierta forma lo entiendo, es un método de obtener buenos ingresos y de forma fácil, lo que les permite una mejor calidad de vida.

Para ellos, es un gran negocio.

Pero desde el punto de vista del viajero, una experiencia que te llena de tristeza.

las islas flotantes de los uros desde el barco

La Mentira de la Isla Capital

Una vez que finaliza la visita a la isla designada, te llevan a la isla capital.

En la isla capital hay lugares para comprar alimentos y bebidas, además de artesanías.

Pero, sobre todo, lo que más me llamaba la atención, era tener el sello de las Islas Flotantes de los Uros en mi pasaporte 🙂

Como no podía ser de otra forma, lo obtuve.

Eso, en mi primera visita a estas islas.

La segunda vez que fui, para mi sorpresa, la isla capital a la que me llevaron, no era la misma a la que había ido dos meses antes.

Hasta el sello era diferente.

islas flotantes de los uros

Como ves, todo armado.

Ya ni siquiera sé, si realmente los Uros tienen una isla capital, o es solo una serie de islas donde poder venderte cosas armando un teatro e inventando historias lindas y míticas.

Sí, puede ser que me haya ido demasiado contra los Uros en este post.

Pero quiero que sepas la verdad, como realmente son las cosas.

Hasta los mismos guías, una vez que entras en confianza, te cuentan que las familias que viven en las islas, se cuentan con los dedos de las manos.

El resto, viven en Puno, y van a las islas para recibir a los viajeros.

En definitiva, unas fantásticas construcciones en el Lago Titicaca, manchadas por una puesta en escena para el turismo organizada por las agencias de viaje con la complicidad de algunas familias de Uros.

Algo bueno para su calidad de vida, pero casi una perdida de tiempo para el viajero.

islas flotantes de los uros y sus barcos de totora

Entonces… ¿valen la pena?

Sí, para conocer las islas y como están construidas.

Y no para conocer a su pueblo.

Si lo que buscas es conocer una cultura antigua, esto no es para ti.

Una cosa es que mejoren su calidad de vida, otra, es que mientan y hagan un pésimo teatro ante el viajero.

Tal vez, para hacer más interesante este paseo, sea bueno optar por quedarse a dormir en alguna de las islas.

dormir en las islas flotantes de los uros

Eso lo negocias en el muelle antes de salir y el precio por noche ronda los 20 soles.

Esa, es una experiencia que me quedó pendiente en las islas flotantes de los Uros.

Como te contaba en el post anterior, a las 5 a.m. nos despertaron con un té de coca incluido en el servicio a la carpa 🙂 Momento de levantarse y abrigarse mucho, que salir de adentro del sobre de dormir no fue fácil debido a la baja temperatura. Esa mañana…
A las 5:00 am ya estábamos amaneciendo con el té de coca en la carpa para levantarnos a desayunar. Como siempre, excelente la comida para empezar potenciados el día. Y llegó el momento de comenzar con las despedidas. En este caso, despedirnos de los porteadores, quienes terminaban con su servicio.…

3 Responses to Islas Flotantes de los Uros, Titicaca, Perú

  1. Edith noviembre 16, 2016 at 08:09 #

    Visite las islas en 2012-tuve la misma experiencia que comentas. Me sentí engañada y muy acosada para comprar artesanía a alto costo

  2. Adrián C. noviembre 21, 2016 at 20:10 #

    Fui a las islas en diciembre del 2015 y mi experiencia fue similar a la tuya. La isla de Taquile también está muy destinada al turismo y ha perdido parte de su tradición. A Puno también se puede llegar por la frontera de Desaguadero, a tres horas de La Paz y a otras tres horas de la ciudad peruana. Un abrazo. Te leo siempre.

  3. CARLOS diciembre 21, 2016 at 02:42 #

    Hola Andrés, soy Carlos de Bs As, nos vimos alguna vez cruzandonos, y justo leí este artículo y pienso exactamanete igual. Hice el diario de viaje y cuando llegué a éste capítulo, dije lo mismo. “Parecia una obra de teatro infantil mal lograda”. No volvería a visitar ese lugar. Valió más la pena las Islas del lado boliviano., Saludos!

Deja un comentario