nomada_digital_4

¿Por Qué Renuncié a Mi Trabajo Para Vivir Como Nomada Digital?

“This is your life.
Do what you love, and do it often.
If you do not like something,
CHANGE IT”
The Holstee Manifesto

Un Sueño Que Se Fue Apagando

Probablemente muchos no lo sepan, pero de profesión soy Analista IT. Fue lo que estudié y en lo que trabajé durante 7 años en Montevideo… hasta que presenté mi renuncia.

Pero comencemos con esta historia desde el principio…

Yendo un “poco” atrás en el tiempo, te puedo decir que desde niño tuve cierta fascinación por viajar, explorar, descubrir, aprender.

Pasaba horas entre los atlas (sí, atlas, no había internet jaja), memorizando países, banderas, capitales, historia de cada uno. Sin saberlo, ya tenía dentro de mí unas ganas enormes de ir a recorrer el mundo.

nomadas_digitales_10

De adolecente, si bien el mundo me “llamaba” y tenía momentos en que mis ganas de viajar explotaban, como cuando vi la película “The Beach”, todo había quedado un poco de lado; la vida y el sistema, muchas veces, nos hacen enterrar los sueños que tenemos de niños.

Esas ganas de explorar el mundo se fueron apagando.

De niño/adolecente viajé por Buenos Aires, por el sur de Argentina, y mucho por Uruguay. Cada uno de esos viajes, por pequeños que fueran, me decían… “sigue adelante, continua por este camino”.

Eran como un manotazo de ahogado que esas ganas de viajar daban de vez en cuando… pero los estudios, el trabajo, los miedos, las creencias impuestas por familiares y amigos, eran más fuertes, suficientes para aplacar esas ganas de viajar.

Un Estilo de Trabajo Que No Me Gustaba

A esas ganas de conocer el mundo, le sumaba que nunca me gustó el trabajo de oficina… a ver, me pareció interesante cuando comencé a trabajar, intenté adaptarme al sistema, pero no, simplemente intentaba ser alguien que no era… una versión falsa de mí mismo. Estaba destinado al fracaso, tanto si me adaptaba como si no.

El tener un horario pre establecido, levantarme todos los días a la misma hora, la misma rutina, haciendo algo que no me apasionaba por el resto de mi vida… realmente no era el estilo de vida que quería.

nomada_digital_3

Y ahí está la diferencia. Me gusta mucho la tecnología, me gustaba mi trabajo, pero no me apasionaba. Hasta que no encontré eso que me apasionaba, no me di cuenta que lo que había hecho hasta ese momento, no era lo que quería hacer el resto de mi vida… era algo que solamente… “me gustaba”… un poco.

Into the Wild… La Motivación Que Necesitaba

En cierto momento, comencé a buscar información sobre viajes. Quería viajar, pero no estaba dispuesto a pagar los precios que pedían las agencias de viaje.

Buscando información sobre como viajar de forma económica, buscando un destino en el cual aprovechar mis 20 días de licencia al año, fue que tuve dos “encuentros” que cambiaron muchas cosas:

Por un lado, conocí los foros de viajeros.com, un lugar de encuentro de viajeros, sí, de viajeros, no de turistas. Lugar donde encontré personas con mis mismas ideas y en la misma situación.

Y por otro lado, la verdad ya no recuerdo cual fue primero (como el huevo o la gallina jaja) encontré la película “Into the Wild”. Esa fue la dosis de motivación que me faltaba para darle una paliza a mis miedos e irme de viaje por cuenta propia de una vez por todas.

Comencé a buscar destinos, muy inocente, buscaba algo “cerca” de Uruguay ya que me consideraba inexperiente en esto de los viajes en solitario e independiente.

Mi primer objetivo era el norte argentino, Salta, Tucumán y Jujuy.

Pero ese mundo de los viajes me fue absorbiendo, cuanto más leía, con cuanta más gente hablaba, más me llenaba de motivación.

Atrás de un Sueño

Hasta que decidí dejar de lado ese viaje “de prueba” y largarme a cumplir uno de los sueños que tenía desde niño… llegar a la mística ciudadela de Machu Picchu.

Solo sabía que salía de Montevideo, y tenía que llegar a Cusco.

Gracias a los foros y diarios de viaje de viajeros.com fue que comencé a planificarlo y fui descubriendo lugares extraordinarios en el camino… Salar de Uyuni, Camino de la Muerte, Lago Titicaca, y todo el Valle Sagrado.

Cada hora que pasaba planificando ese viaje y todo lo que iba descubriendo, era como una inyección de vida… había un comportamiento diferente en mí.

nomadas_digitales_9Finalmente, un año después, sí, un año después, todo eso fue lo que me llevó la panificación, juntar el dinero, y superar mis miedos…

Un año después, estaba en la ruta. Saliendo de Montevideo para cruzar a Buenos Aires en barco y seguir rumbo a Tucumán. Seguir por Bolivia, y finalmente recorrer el Valle Sagrado de los Incas y llegar hasta ese sueño llamado Machu Picchu.

Me armé un viaje soñado, gasté lo mismo que con una agencia, con la diferencia que en vez de un viaje de 5 días como me vendía la agencia, realicé un viaje de 30 días!

El viaje fue un éxito. Lugares asombrosos. Amigos que hasta hoy estamos en contacto. Experiencias impagables, tanto positivas como negativas, con problemas que solucionar en el camino.

¿Anécdotas? Uff, cientos! Desde los controles antidrogas en Paraguay hablando de Diego Forlán hasta la 4×4 rota en el medio del altiplano boliviano.

Un Nuevo Comienzo

¿Qué más te puedo decir? Durante ese viaje, aquel niño que tenía una fascinación por explorar el mundo, que había estado dormido durante tantos años, había despertado.

nomada_digital_6

Al regresar a Uruguay, ya nada fue lo mismo.

A partir de ahí no pude dejar de viajar, cada vez más lugares, más aventuras, más amigos, más anécdotas, más experiencias, nuevos puntos de vista, un aprendizaje sin igual.

Los viajes se volvieron parte de mi vida…

Tiempo después, comencé con bitacorasdeviaje.com para compartir mis experiencias alrededor del mundo y motivar y ayudar a las personas a viajar como lo hacía yo.

Pero todo esto no vino solo, tuvo un lado paralelo a esa pasión por los viajes.

Encontrando Mi Pasión

Como contaba más arriba, el trabajo de oficina nunca fue lo mío, aunque por un instante de mi vida lo intenté, hice el esfuerzo de vivir ese estilo de vida ya que era lo que la sociedad dictaba.

De niño, como todos, siempre tuve mucha imaginación sobre lo que quería hacer de grande.

Pero ya de adolecente las opciones se redujeron a dos… ingeniero de sistemas y “algo” que no sabía que era pero que me permitiera viajar por el mundo.

Y por suerte, me tocó vivir en una época donde tener un trabajo que permita viajar por el mundo, es posible, gracias a algo llamado internet.

Varios Fracasos en el Camino

Intenté llevar adelante varios proyectos, en diferentes años, solo, con amigos, pero todos fallaron, por diferentes motivos, todos fallaron (podría escribir un post completo contando los errores en cada uno). Pero no fueron una pérdida de tiempo, todo lo contrario, el aprendizaje en cada proyecto, en cada error, fue enorme, impagable.

Cada proyecto tuvo ese objetivo, que fuera algo que me permitiera viajar y trabajar al mismo tiempo.

Después de varios fracasos, pensé que no podría lograrlo, que esa idea no era para mí, y por algunos años bajé los brazos, estudié para Analista y me dedique a trabajar como manda la vida.

Pero ese viaje a Machu Picchu, ese sueño realizado, además de despertar a ese niño con ganas de conocer el mundo, también fue el encargado de darme una cachetada y volver a insistir con un nuevo proyecto que me permitiera continuar viajando.

Caer y Levantarse… Una y Otra Vez

Pocos meses después de ese viaje, comencé con un nuevo proyecto. Un proyecto en el que trabajé durante un año y que tenía todo para dar resultado. Un año de mucho trabajo.

¿Y adivina qué? Una vez más, fracasé 🙂

Hoy me acuerdo y sonrío, pero cada fracaso era feo. Mirando hacia atrás veo que ese proyecto tenía todo para fallar, todo, no había forma que funcionara, al igual que todos mis proyectos anteriores.

nomada_digital_1

Y hoy, al darme cuenta de eso, al darme cuenta que todos esos proyectos estaban destinados a fallar, es cuando veo todo lo que he aprendido y avanzado.

Cada proyecto me hizo aprender mucho, cada fracaso me enseño lecciones importantísimas, en cada uno me desarrollé.

Todo eso, me llevó al 1 de noviembre de 2012 a lanzar Bitacorasdeviaje.com.

Un hobby, que dos años después me permite dedicarme full time a ayudar a otras personas a viajar, a cumplir sus sueños, y tener el estilo de vida que siempre quise.

Libertad… Tiempo Esperandote

Hoy, trabajo en lo que quiero, ayudando a las personas a viajar, y puedo hacerlo mientras yo viajo por el mundo, haciendo lo que me gusta y a su vez ganando más experiencia en viajes y en diferentes destinos y así lograr ayudar aún más a lectores como tú.

Trabajo en un proyecto que me permite tener:

Libertad de ubicación: puedo trabajar desde cualquier parte del mundo, siempre y cuando tenga una computadora y acceso a internet.

Libertad financiera: es cuando tus ingresos son superiores a tus gastos teniendo el estilo de vida que quieres tener. No tiene nada que ver con tener millones en el banco. Voy generando ingresos mientras viajo, y la gran ventaja, que vivir viajando es más barato que vivir fijo en un solo lugar.

Libertad de tiempo: al no tener un jefe ni trabajar para otro, soy dueño de mí tiempo. Puedo trabajar las horas y en el horario que quiera.

nomada_digital_4
Imagen perteneciente a http://vamosdibujandoelcamino.com

Y sobre todo, puedo hacer algo que me apasiona, y cuando haces eso, los lunes ya no te parecen malos, ya no te cuesta levantarte en la mañana, las horas se pasan rápido, y terminas el día con energía, aunque hayas trabajado muchas horas.

Además, de hacer algo que me llena de satisfacción, de ayudar a las personas a cumplir sus sueños, en vez de solo pensar en la facturación a fin de mes como hacen la mayoría de las empresas.

Esas libertades fueron las que siempre quise desde mi adolescencia, pero recién hace un par de años fue que la idea maduró y descubrí que mi estilo de vida ideal tenía que cumplir con esos puntos.

Hasta entonces, todo fue muy confuso, sabía que quería algo diferente pero no sabía que era.

Me llevó tiempo darme cuenta de esas simples ideas, cuando las fui leyendo a través de diferentes autores, me fui identificando y poniendo en orden mi cabeza.

Ideas que en su conjunto se pueden aplicar a un estilo de vida llamado “Nomada Digital”.

Pero, ¿Qué es un Nomada Digital?

Básicamente, un Nomada Digital es una persona que puede viajar y trabajar esté donde esté. Lo único que necesita es una computadora e internet.

Puedes trabajar para una empresa que te permita realizar las tareas de forma remota, puedes ser freelance, auto empleado, o tener tu propia empresa y administrarla desde cualquier parte del mundo.

Si quieres más información te recomiendo este excelente artículo de mí amigo Sergio Sala: «Cómo viajar y trabajar por el mundo (Ser un nomada digital)»

Entonces, ¿Por Qué Renuncié a Mi Trabajo?

Renuncié porque quiero libertad, libertad para hacer lo que quiera hacer. Seguir mi pasión. Viajar si quiero viajar. Estar en mi casa si quiero estar en ella. Trabajar en el horario que prefiera y la cantidad de horas que prefiera. Si quiero subir una montaña, hacer un curso de parapente, pasar el día leyendo, estar más tiempo en familia, etc, que pueda hacerlo, y que el tiempo, el dinero y la ubicación física no sean impedimentos.

Quiero seguir yendo atrás de mis sueños, y si bien existen muchos caminos para hacerlo, este fue el que yo encontré y por el cual estoy transitando…

“Live your dream and share your passion.”

Últimos artículos

ÚNETE A LA TRIBU VIAJERA

+30.000 viajeros

Te avisaremos sobre nuevos viajes, nuevas fechas y todas las novedades de Bitácoras de Viaje.

Copyright © 2012 – 2020 Trotamundos S.R.L.
Todos los derechos reservados. Montevideo, Uruguay